• El expresidente del Indert Justo Pastor Cárdenas está desde ayer en el penal de Tacumbú, donde es el interno número 3.245. Se presentó luego de que se le denegara litigar desde la clandestinidad e intentar anular su orden de detención fiscal. Está imputado junto con sus tres hijos por no poder justificar G. 2.600 millones de su patrimonio, por abrir empresas con millonarias acciones, comprar vehículos 0 km e inmuebles, al contado.

Justo Pastor Cárdenas Nunes, expresidente del Instituto de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert) en el gobierno de Horacio Cartes, intentó evitar ir a prisión ya que planteó tres incidentes cuando pesaba sobre él una orden de detención fiscal, por lo que estaba con paradero desconocido.

Sus expectativas fallaron cuando el pasado viernes el juez Humberto Otazú le denegó dar curso a sus escritos antes de que dé cumplimiento a la orden fiscal.

Ayer a las 10:00, se presentó junto con sus abogados Rodolfo Gubetich y Luis Ayala en sede de la Unidad de Delitos Económicos y Anticorrupción, con la fiscala interina Sussy Riquelme.

Cárdenas había recusado hace una semana a la fiscala Natalia Fúster Careaga, quien lo imputó, ordenó su detención y pidió prisión preventiva. Si bien la agente fue confirmada por su fiscala adjunta Soledad Machuca, la decisión aún no está firme y puede ser objeto de impugnación ante la Sala Penal de la Corte.

Declaró 

El imputado extitular del Indert declaró en su audiencia indagatoria. Dijo que es “inocente” y cuestionó que la fiscala Fúster no haya tenido en cuenta dictámenes de correspondencia de bienes de la Contraloría General favorables a él y que no ordenó pericia contable antes de decidir imputarlo.

La agente fiscal recusada lo investigó durante un año, luego de que la causa se abriera de oficio a raíz de una investigación periodística de ABC Color.

A prisión 

El juez penal de garantías Rolando Duarte fue el que envió a la Penitenciaría Nacional de Tacumbú a Justo Cárdenas, debido a que interina a su colega Humberto Otazú, mientras este realiza un curso.

Los abogados defensores Rodolfo Gubetich y Luis Ayala pidieron el cambio de calificación porque supuestamente no existe peligro de fuga ni de obstrucción a la investigación. Solicitaron el arresto domiciliario o, en su defecto, la remisión a la cárcel de Viñas Cue de Cárdenas. Aseguraron que su cliente siempre se puso a disposición del Ministerio Público.

Sin embargo, el magistrado tuvo en cuenta que sí existe peligro de fuga por la alta expectativa de pena a la que se expone Cárdenas (10 años de cárcel), y además, que hay peligro de obstrucción porque la causa está en un estado incipiente. Denegó remitirlo a Viñas Cue porque esta es una cárcel militar.

Ocultaron fortuna

La fiscala Natalia Fúster imputó a Justo Cárdenas por enriquecimiento ilícito y lavado de dinero, por no poder justificar más de G. 2.600 millones de su patrimonio. Sus hijos, Justo Pastor y María Alexandra Cárdenas Pappalardo, y Allan Israel Cárdenas Rodríguez, están imputados por lavado de dinero por esconder el dinero del padre.

Fuente ABC color.