• El triunfo de Guaraní por tres goles contra cero ante River Plate en el juego de regularización de la sexta fecha del Apertura 2020, fue muy festejado por los futbolistas, directivos e hinchas aurinegros, teniendo en cuenta que esta goleada ubica al Aborigen en lo más alto de la tabla de posiciones junto con Libertad y Olimpia, donde los tres comandan el Campeonato con un total de 22 puntos cada uno.

En conferencia de prensa tras la finalización del encuentro, un eufórico entrenador aborigen Gustavo Costas, dijo que el triunfo era de vital importancia para sus aspiraciones de codearse con Libertad y Olimpia como líderes del torneo, al tiempo de reconocer que no le gustó para nada que sus futbolistas hayan perdido la posesión del balón en largos trámites del compromiso.

“Era un partido que lo teníamos que ganar, pues sabíamos que si ganábamos alcanzábamos a Libertad, a Olimpia. Lo voy a reiterar, veníamos de un partido muy exigente, hacer el gol de entrada, después a los quince hacer el otro gol no relajó un poco más, pero no pudimos tener la pelota hoy y nos complicaban. Ellos jugaban a la segunda pelota, nos ganaban todas las segundas pelotas, nosotros no pudimos tener la pelota casi ni un minuto del partido, y eso no me gustó”, sostuvo Costas.

En otro momento el entrenador aurinegro reconoció que él es el único culpable de que Guaraní no sea hoy único líder del campeonato, recordando aquél encuentro ante Olimpia, que tras ganarlo en cancha por 4 goles a 2, lo terminaron perdiendo en protesta por la inclusión de seis futbolistas extranjeros, “si, seguro, seguro, fue toda mi culpa, yo lo dije, fue todo culpa mía, podríamos hoy estar primeros, y por culpa mía no estamos”.