El ministro de Salud, Julio Mazzoleni, dio su respaldo a los funcionarios del Laboratorio Central y sostuvo que la doctora Graciela Russomando, quien renunció a la coordinación de Senacsa, es la que tuvo la real falta de ética al poner en duda el trabajo de sus colegas.

“Que un colega ponga en duda su honorabilidad sin haber participado del proceso es la real falta de ética”, expresó Mazzoleni a través de su cuenta de Twitter en solidaridad con los funcionarios del Laboratorio Central y los del Instituto de Investigación en Ciencias de la Salud.

Aseguró que los voluntarios del Senacsa siguen firmes para enfrentar entre todos un desafío que exige equilibrio, sobriedad y compañerismo.

Lo escribió en respuesta contra la doctora Graciela Russomando, quien anoche renunció a la coordinación del laboratorio del Senacsa, tras el escándalo de los positivos del 12 de Octubre que en 48 horas se convirtieron en negativos.

Desmintió que el resultado dispar se haya dado porque se utilicen técnicas de diagnóstico diferente e indicó que el Laboratorio Central de Salud Pública utiliza el mejor kit de transporte y la mejor enzima.

Consideró que le faltaron el respeto al Laboratorio Central de Salud Pública que es el ente rector en el país en cuanto a pruebas laboratoriales de COVID-19.