• Un hombre denuncia que el Ministerio Público en Coronel Oviedo, supuestamente actúa sin primeramente analizar si la denuncia es verdadera o falsa y si se configura dentro de los preceptos jurídicos vigentes en la República del Paraguay, afectando y sobre todo dañando su imagen y buen nombre.

Victor Gustavo Barreto, tiene su familia, hijos, nietos y pareja, asentados por décadas en el barrio Azucena de Coronel Oviedo, un hombre conocido, comerciante y de muchos amigos en la comunidad, pero en esta ocasión se vio sorprendido por una denuncia en su contra por “Violencia Familiar”, según explicó de una mujer que conoció hace dos a tres años atrás en eventos de campaña política de ese entonces.

“Llamativamente, esta mujer, Johana Estigarribia, presentó una denuncia por Violencia Familiar y la fiscal sin ni siquiera llamarme, sin analizar, ni verificar la veracidad de los hechos me quiso enviar a la cárcel”, denunció el hombre, quien enfatizó que es víctima de atropello en sus derechos.

“Evidentemente me quieren sacar plata, solo quiero que sepan que no lo podrán hacer, porque yo soy un hombre trabajador, pero no soy rico”, comentó a El Portal Noticias, señalando que tras llegar a la fiscalía, junto a su abogado, Enrique Villagra, le solicitaron solucionar el conflicto con un acuerdo económico.

“Yo no tengo nada que arreglar, yo nunca viví con esta mujer, ella es una conocida, pero ni siquiera la frecuento, no es mi amiga, no se con quién vive o qué hace, nunca pudo haber existido violencia familiar, ni lo habría”, enfatizó el sindicado, quien a través de su defensa presentó la acción de “Excepción por falta de Acción”, argumentando que no existe ningún hecho penal que investigar, por ende, no corresponde ninguna acción del Ministerio Público.

El Abog. Enrique Villagra, lamentó la falta de seriedad de la fiscal del caso, Lourdes Soto, quien actuó sin verificar, dañando el buen nombre y dignidad de su cliente, conocido antiguamente en la comunidad, con pareja, hijos e incluso nietos.

Mientras que la supuesta víctima nunca tuvo ninguna convivencia, incluso el supuesto victimario alega que ni se suelen ver, por lo que indefectiblemente nunca pudo haber violencia familiar.

“Si no son pareja, sino viven juntos no se caratula dentro de lo que corresponde al hecho punible de violencia familiar”, refirió el profesional del derecho.