Opinión: Ramona Marecos

  • Coronel Oviedo se merece que las personas que trabajan en las instituciones públicas, principalmente en la Municipalidad, cumplan funciones específicas y que el dinero para pagar sus sueldos sean verdaderamente por hacer algo productivo.

Con tantas calles destrozadas, sin agua potable, con aulas con necesidades edilicias y deudas que pagar, no nos podemos dar el lujo de regalar dinero así por así. Los cinturones deben ser ajustados y no hay mejor momento con el cambio administrativo.

La institución municipal no debe ser un botín político para premiar a los caudillos y punteros, debe de ser un lugar serio, donde se trazan proyectos, ideas, planes para el mejoramiento de la ciudad.

El que no tiene nada que hacer para bien de Coronel Oviedo, debe irse, hoy por hoy necesitamos una reorientación eficaz para no tener los mismos vicios y errores que otras administraciones.