• Tres madres imputadas por falta del deber del cuidado.

Descalzos, con poca ropa y muy descuidados. Así siempre se les veía a un grupo de niños trabajando en los semáforos ubicados en el Km 6/12 lado Acaray de Ciudad del Este, departamento de Alto Paraná.

Los pequeños eran obligados por sus madres a vender caramelos y a limpiar los parabrisas de los automovilistas que pasaban por ahí.

Cuatro de ellas estaban desnutridas

El clima no importaba porque a pesar del frío o calor, los niños siempre estaban en el mismo lugar de mañana, tarde y noche ante la atenta mirada de sus madres, de las cuales tres de ellas ya fueron imputadas este lunes por violación del deber del cuidado.

Las mujeres fueron identificadas como D. C., R. S. F., y F. C. F. De acuerdo al Ministerio Público, D. C., incluso esperaba a sus hijos desde un vehículo particular mientras ellos limpiaban vidrios.

S. F., salía a las calles a vender golosinas con sus pequeños de 12-9 y 5 años, dos de sus hijas estaban totalmente desnutridas y en cuanto a F. C. F., la misma exponía a sus nenas de 10 y 2 años quienes vendían dulces y también estaban en estado de desnutrición.

La denuncia fue realizada el 25 de agosto por la Consejería Municipal por los Derechos del Niño, Niña y Adolescente (Codeni), cuyos funcionarios venían advirtiendo a las mujeres para que no sigan explotando a sus hijos. Sin embargo, las mismas hicieron caso omiso. La fiscala de la causa, Analía Rodríguez, dijo a EXTRA que los niños se metían entre los vehículos. “Ellos están ahí frente a los autos, con sus mercaderías, limpiando vidrios mientras los vehículos aceleran y es muy riesgoso, de esa exposición estamos hablando”, señaló.