• El padrastro de la niña de 8 años desaparecida desde hace siete meses en la ciudad de Emboscada fue imputado este miércoles por desacato, tras negarse a someterse a la prueba de ADN.

La fiscala de Caacupé, Angélica Insaurralde, formuló imputación contra el padrastro de la niña desaparecida en Emboscada por la supuesta comisión del hecho punible de desacato, por el hecho de negarse a la prueba de ADN en el marco de una investigación penal.

El imputado no se opuso puesto que no apelaron en su momento, por tanto estaba firme, pero una vez que debía realizarse la diligencia se negó a hacerse, incumpliendo la disposición judicial, informó el Ministerio Público.

Según los antecedentes, la Fiscalía había iniciado una investigación sobre supuesto hecho punible de desacato, a partir de la denuncia realizada por el Juzgado Penal de Garantías de Cordillera, sobre un supuesto hecho punible contra la ley que sanciona el desacato, ocurrido en el marco de la causa sobre un hecho punible contra niños y adolescentes.

Por tanto, ante la negativa que constituye un acto ilegal, la fiscala procedió a la respectiva imputación del hombre.

El caso

La niña desapareció el 15 de abril pasado en la quinta de su padrastro, ubicada en la ciudad de Emboscada, Departamento de Cordillera.

Su madre y su padrastro fueron imputados en un primer momento por violación del deber del cuidado y abandono. Posteriormente, la Fiscalía amplió la imputación contra el hombre por pornografía infantil.

El lunes pasado, el Ministerio Público amplió la imputación contra la madre de la menor por desacato, ya que también se negó a someterse al estudio de ADN.

El 10 de noviembre pasado, los abuelos maternos de la niña fueron sometidos al estudio de ADN, en el Juzgado de Caacupé, ante la presencia del fiscal Carlos Maldonado, cuyos resultados estarían en 30 días aproximadamente.

Los estudios de ADN fueron realizados a fin de contrastar las muestras biológicas tomadas durante los allanamientos. La diligencia se realizó ante la negativa de la madre de someterse a las pruebas biológicas.

Los nombres de la niña, de su madre y del padrastro se omiten en cumplimiento del artículo 29 del Código de la Niñez y Adolescencia, que prohíbe la publicación de datos que permitan identificar a menores en condición de víctimas o victimarios.

Fuente Ultima HOra.