• El presidente del Instituto Paraguayo del Indígena (INDI), Édgar Olmedo, comentó que si bien reconoce las limitaciones de personal, pues son 63 funcionarios para 130.000 indígenas en el país, también existen líderes de comunidades que buscan seguir con el asistencialismo al que están acostumbrados, para beneficiarse ellos y no a los nativos.

Édgar Olmedo, titular del INDI, comentó que muchas de las demandas de los pueblos primitivos que llegan hasta la capital con sus reivindicaciones, son realizadas “con el afán de conseguir un poco más de asistencialismo y no proyectos más sustentables”.

Criticó que “la calidad de vida de la gente se ha deteriorado, mientras que la de los líderes ha mejorado tristemente”. “Hay muchos líderes quitando ventajas con una suerte de extorsión y chantaje a la institución”, añadió.

Olmedo hizo estas declaraciones a partir de la consulta que le hizo ABC Cardinal sobre la llegada de un grupo de la comunidad Ishir del Chaco, que vino hasta la Capital a reclamar tierras que originalmente les pertenecen.

El presidente contó que ya los recibió en audiencia pública y que les explicó que se debería proceder a hablar con los dueños y consultarles si quieren venderlas al INDI, para posteriormente pasarlas a manos de los indígenas.

Se le consultó entonces a Olmedo por qué razón estas tierras están en manos de propietarios, siendo que originalmente pertenecían a los Ishir. Ante esto respondió que desconoce la respuesta pues las tierras fueron tituladas “hace décadas”.

Comentó que a nivel institucional tienen muchas limitaciones pues solo son 63 funcionarios para 130.000 indígenas en todo el país.