• Tras el rechazo unánime en la Cámara Baja, el proyecto de Ley de Resolución de Insolvencia -que modifica la actual Ley de Quiebras- vuelve al Senado para su análisis. Algunos referentes de la Cámara Alta reconocieron su error inicial al haber aprobado, por lo que ahora cambiarán su voto.

“Nos equivocamos con la #LeyDeInsolvencia, siempre sostengo que las leyes deben cumplir los criterios de oportunidad y conveniencia, los que evidentemente no están dados. Acompañaremos con Antonio Barrios el rechazo al proyecto una vez vuelva al Senado para que así sea archivado”, tuiteó este miércoles el senador colorado Sergio Godoy.

Dicha normativa, que fue rechazada hoy en la Cámara de Diputados, establece un plazo muy corto para que los deudores encuentren alternativas para regularizar sus obligaciones y además pueden perder sus bienes en nombre de sus deudas.

La propuesta provino del Poder Ejecutivo y fue debatida el jueves 23 de julio pasado en la Cámara de Senadores, la cual dio media sanción a esa normativa. En ese momento pasó completamente desapercibida, ya que la atención se concentró en la Ley de Arancel Cero en las Universidades.

En ese entonces el senador Sergio Godoy, quien presidía la Comisión de Legislación, mencionó que junto con su colega liberal Fernando Silva Facetti realizaron muchas audiencias públicas para acordar la propuesta con diversos sectores, y resaltó que era necesaria actualizar la anterior ley que data del año 1969.

“Los deudores no ven en los procesos para superar la situación financiera y los acreedores no ven mecanismos para recuperar sus pagos”, indicó en ese momento del debate.

A su vez, la presidenta de la Comisión de Hacienda, Esperanza Martínez (Frente Guasu), afirmó que se allanaba a la postura de Legislación. Luego, sin muchas vueltas, se procedió a votar a mano alzada (con las tarjetas por ser una sesión online) y se aprobó por “suficiente mayoría” al ver que todos los presentes mostraron el papel verde (voto por el sí).

Según informó la Cámara de Senadores tras su aprobación, este documento establece el plazo que el deudor tiene para solicitar su situación de quiebra para continuar con la actividad y que las deudas deben ser de montos elevados para afrontar un compromiso de pago.

Entre los artículos modificados se puede mencionar el artículo 9, en el cual se establece el tiempo para presentar la solicitud de insolvencia, a partir de los 90 días luego de haberse declarado el quiebre de una empresa.

Otro, es el relativo a la reelección de síndicos, en el artículo 267, que establece la duración de mandato de la sindicatura de quiebras. Se crea la figura de los síndicos adjuntos, y la innovación de los agentes síndicos en un número de 60, que pueden ser, no solamente abogados, sino del área de economía.

Otra modificación es en el artículo 285, que habla de los agentes síndicos que pueden aceptar o no el cargo y se establece un mínimo por cada departamento.

Sin embargo, luego de esto surgieron las voces que cuestionaban esta propuesta por plantearse en un momento sensible por la crisis económica generada a raíz de la pandemia del coronavirus. Todo hace suponer ahora que se enviará al archivo.

Fuente Diario Hoy